NUNCA SE ME VA A CAER MI BEBÉ DE LA CAMA



Al menos eso decía hasta el día de ayer.

No iba a escribir al respecto, no porque quiera dar una imagen de mamá perfecta, sino que me sentí tan culpable todo el día de ayer que no quería hablar más al respecto. Pero después recordé que para eso hice este blog, para compartir mis experiencias como mamá primeriza, no sólo lo bonito, así que aquí estoy.

Antes de seguir voy a aclarar que Leo está perfectamente bien, fue sólo el susto y de todas formas aún sigo observándolo.

Me da risa como aun cuando ya soy mamá seguía pensando: "cómo es posible que se te caiga tu bebé de la cama?". Siempre estoy a un lado de mi hijo cuando está en la cama, así que no veía posible que eso me pasara a mí. De verdad que uno sigue siendo inocente a pesar de tener un hijo, a pesar de ver lo impredecibles que son.

Ni siquiera sé bien cómo pasó; Leo y yo tomamos una siesta en la tarde. Según yo el eclipse iba a hacer creer a mi hijo y a mis perros que ya era de noche y querrían dormir inmediatamente, así yo podría ponerme a hacer cosas en la casa. No sabía que sólo era parcial, así que mi plan no iba a funcionar. De todas formas Leo quiso dormir y nos fuimos a acostar los dos a mi cama como siempre lo hacemos.

Según yo, sólo me iba a acostar hasta que él se durmiera y yo me levantaría a hacer pendientes, pero caí súpita sin darme cuenta. Dormimos creo que casi 2 maravillosas horas, caí profundamente dormida, andaba cansada. Leo estaba en medio de la cama, en una orilla yo y en la otra siempre pongo almohadas y cojines.

Hasta ahorita no tengo idea de cómo pasó pues todo en la cama estaba acomodado tal como lo dejé al acostarnos. Nada más oí un porrazo, desperté de golpe, volteé a mi lado y no vi a mi hijo, escuché el comienzo de un llanto y vi a Leo de espalda en el piso. Brinqué en 1 segundo y lo cargué, le agarré la cabecita para ver cómo estaba y como buena mamá primeriza le llamé a mi esposo diciendo: viejo, se me cayó a cría!!! Pobre hombre, lo debí asustar porque se salió temprano de su trabajo y vino a vernos. 

Leo lloró como 10 segundos y después volvió a estar juguetón y sonriente como siempre. Le revisé todo su cuerpecito para buscar golpes y no encontré nada. Busqué en internet signos de alarma ante la caía de un bebé y él no presentaba ninguno.

Mi hijo regresó a la normalidad en menos de 1 minuto y yo hasta ahorita en la madrugada sigo sintiéndome la peor mamá del mundo. Por qué me dormí? Cómo es que no sentí que se movió? y así podría seguirle.

Así que ahora como papás primerizos asustadizos decidimos que la cuna era el lugar más seguro para que Leo durmiera. Mi esposo la metió a nuestro cuarto y ahorita Leo está durmiendo ahí. Cuando recién lo acosté lloró, así que me metí a la cuna con él y cayó dormido de inmediato. Hace rato me despertó para pedir comida y pensé que se iba a despertar en cuanto lo dejara en la cuna, pero no, lleva ya casi 4 horas dormido y se mira muy agusto.

Será que yo era la que necesitaba más que él durmiera en nuestra cama? No voy a cantar victoria, pues apenas es la primer noche y los bebés cambian de un minuto a otro.

Pero bueno, esta caída nos hizo avanzar a una etapa que pensé que tardaría en llegar. No me gustó para nada vivir esto, pero me enseñó a ser más cuidadosa y no confiarme en el futuro.

La bendita culpa sigue conmigo, no puedo evitarlo, espero aminore un poco. Ahorita he ido el doble de veces de lo normal a checar si Leo está respirando. Mi hijo está dormido con las manos atrás de su cabeza como si estuviera tomando el sol, parece que está disfrutando su cama después de 9 meses de servirnos de lugar para aventar cosas.

A ustedes se les han caído sus bebés? Cómo les fue con eso?


Comentarios

Entradas más populares de este blog

GRACIAS A MI HIJO

MAMÁS, TODAS FUIMOS PRIMERIZAS

DIY - Cómo crear arte con tu bebé