A TI, QUE ESTÁS A PUNTO DE TENER A TU PRIMER BEBÉ



Se lo ansiosa y nerviosa que puedes sentirte en este momento, hay miles de dudas en tu cabeza. Piensas: mi bebé nacerá bien? será algo doloroso? lo podré hacer? cómo lograré mantener con vida a un ser humano tan indefenso y pequeño si apenas puedo cuidarme a mí misma?

En estos momentos, realmente casi todos los consejos que te da la gente sobre el cuidado de tu bebé no logras retenerlos, ahorita sólo logras enfocar tu atención en el gran día, el que has estado esperando por 9 meses.

Esas primeras contracciones llegan de sorpresa y no sabes bien que está pasando; sabes que tienes que hacerlo pero no sabes bien cómo. Créeme, aunque suene trillado, tu cuerpo sabrá cómo hacer las cosas y te dirá el camino que debes tomar. Te sorprenderás de la fortaleza que saldrá de ti. 

No todos los nacimientos son iguales, pero en base a lo que yo viví puedo decirte lo siguiente:

Respira. Si tomaste cursos prenatales estás familiarizada con esto, si no lo hiciste te dejo este consejo. Toma aire profundamente en cada contracción y concéntrate en eso. Esto logra mantenerte enfocada y ayuda a dejar fluir mejor las cosas.

Pide drogas! Ok, no puedo decirte esto, cada quien vivirá su parto de la manera que lo desee y de acuerdo a su estado de salud. Sólo te aconsejo que investigues bien las opciones que tienes cuando llegue ese momento. Cuando llegué al hospital, la enfermera me preguntó si quería medicamentos para el dolor; todo este tiempo pensaba que cuando en las películas la futura mamá grita: quiero drogas! se referían a la epidural. Creo que estaba equivocada y se refiere a otra cosa. Yo no las tomé porque no investigué al respecto y me dio miedo el efecto que iban a tener en mí. En ese momento me hubiera gustado estar bien informada sobre las opciones que tenía.

Pierde la vergüenza. Es casi un hecho que lo harás y ni siquiera te darás cuenta. Enfermeras y doctores te estarán revisando constantemente. Llegará un punto en que ya no importará.

Tu pareja no te agradará mucho. No puedo generalizar y decir que a todas les pasará, pero después de varias horas con contracciones comienzas a tener envidia de que él esté sentado junto a tí pero tú tengas que pasar por eso. Por qué yo estoy aquí y él no? Ah sí! porque así es la naturaleza. No digo que ellos no sufran al vernos pasar por esto, pero vamos! Nosotras jugamos la parte difícil. Cada vez que a mi esposo se le ocurría estar 1 minuto con su celular revisando cualquier cosa, me daban ganas de quitárselo y aventarlo por la ventana.

Epidural, te amo. De nuevo, esto es elección de cada mujer y del parto que desee tener. Pero para mí la epidural fue mi mejor amiga, es una maravilla, no la cambio por nada. Te aviso que después de aplicada la epidural comenzarás a tener algunos temblores, como si tuvieras frío, no puedes controlarlos. Mi esposo le preguntó a la enfermera y nos dijo que era un efecto normal; a mí no me importaron mucho, ya por fin me sentía mejor.

Conoce cómo será el momento de la verdad. De verdad que la información te ayuda a tener más seguridad, ya tienes una idea de a lo que vas.
Cuando llegó la hora de pujar, a pesar de lo cansada y nerviosa que me puse, entre todo el ruido y personal médico que entró al cuarto logré entender cada palabra de las instrucciones que me dio la enfermera. Y realmente no fue porque le haya puesto mucha atención, sino porque yo ya había practicado la manera en cómo debía hacer las cosas. Para mí fue una gran tranquilidad saber cómo iba a pasar todo.

Hazte escuchar. Es tu parto y lo importante es que te sientas cómoda. Yo me arrepiento de no haber exigido lo que yo quería. A la hora de pujar me colocaron acostada con las piernas abiertas. Yo había practicado para estar acostada pero para sentarme en cada pujada. El cambio me descontroló y me costaba agarrar aire. Pedí que levantaran un poco el respaldo de la cama, pero lo hicieron muy poco, no siguieron mi deseo y creo que debí presionar más.

Sé que sientes algo de miedo, es totalmente normal, es algo desconocido, es la primera vez que pasas por esto. Ten por seguro que lo lograrás, ya sea una cesárea o un parto normal, al final te sentirás más fuerte de lo que nunca pensaste podías ser y tendrás por fin en tus brazos al que fue tu compañero inseparable por los últimos meses.

Felicidades futura mamá.

Tienen algún consejo para este momento que le quisieran dar a una futura mami?








Comentarios

Entradas más populares de este blog

GRACIAS A MI HIJO

MAMÁS, TODAS FUIMOS PRIMERIZAS

DIY - Cómo crear arte con tu bebé