10 COSAS QUE ME AYUDARON CON LA LACTANCIA MATERNA



Como les platiqué en mi post anterior, mis inicios en la lactancia materna no fueron nada fáciles, no sólo eran los malestares físicos, sino que también era un proceso muy emocional donde invertía la mayor parte de mi día; mi hijo llegó a estar pegado a mi pecho por 6 horas seguidas (aunque he leído a mamás que pasan mucho más tiempo).

Con todo esto, hice uso de algunas cosas que me ayudaron a aminorar los malestares y que me facilitaron la vida.

Les comparto lo que me ayudó a mí, así si estás comenzando con la lactancia materna quizás algo de esto pueda ayudarte, o si conoces a una mami que lo necesite pudieras compartirlo.

Aquí va:

1. Pomada Lansinoh: la lanolina me ayudó a seguir adelante! Con las grietas que tuve en mis pezones sufrí muchísimo dolor, esta pomada me humectaba y ayudaba a sanar más rápidamente las heridas. No se que hubiera hecho sin esto.


2. Té de manzanilla: en el curso prenatal al que asistimos mi esposo y yo, la doctora nos recomendó el uso del té para el alivio de las grietas en los pezones, sin que ocasionara algún efecto en mi bebé.
Yo preparaba una taza de té de manzanilla y esperaba a que se enfriara. Después de alimentar a mi bebé, mojaba un algodón con el té y con esto me limpiaba los pezones, dejaba que se secara por sí solo (me quedaba en topless un ratito en el baño) y en cuanto se secaba me aplicaba después la lanolina. Definitivamente esto me hacía sentir mejor, limpiaba mis heridas y me dejaba una sensación fresca.





3. Pezoneras: el uso de estas me salvó varias veces. No eliminaba por completo el dolor que sentía por las heridas pero si lo aminoraba bastante. Me daba la confianza para seguir adelante, sentía que tenía una herramienta para no sufrir tanto (para una mamá primeriza sentir esto es todo un alivio). Yo usé pezoneras de Medela, pero la marca depende de cada quien.
4. Mecedora: en mi caso me sirvió desde el inicio y hasta la fecha. Al sentir mi bebé que se está meciendo, se arrulla más rápido, ese movimiento lo relaja. Además es cómodo para mí porque cuenta con un descansa pies que también puede mecerse y me permite mantener mis piernas estiradas y levantadas (eso fue muy útil los primeros días cuando tuve las piernas muy hinchadas y debía mantenerlas elevadas). No digo que sea algo primordial de tener, pero yo he notado que nos ha ayudado mucho. Esta es nuestra mecedora donde Leo y yo pasamos la mayor parte de nuestro tiempo.


5. Saca leche: en mi caso realmente lo he usado muy poco, pero definitivamente es necesario tenerlo. Lo considero importante por 2 cosas: los primeros días en los que tenía grietas y dolor, hice uso del saca leche para poder alimentar a mi bebé con biberón y darle un pequeño descanso a mis pezones; esto no lo hice mucho, pero al igual que con las pezoneras, el sentir que tenía un plan B y evitar aunque sea un ratito de dolor me daba alivio. Y lo segundo, es que el saca leche me ha servido conforme pasa el tiempo, como cuando Leo ha dormido muchas horas seguidas y ya no aguanto mi pecho de tan lleno que está, entonces hago una extracción y esto me ha servido para tener mi banquito de leche.
Yo compré el saca leche eléctrico de Evenflo porque lo encontré rebajado en Target (me costó 14 dlls y no podía dejar pasar esa oportunidad jaja, hasta la fecha me ha servido bien).




6. Nursing pads: estos son básicos, ya que al inicio cuando comienza a bajar la leche te puedes estar mojando a cada rato y ensuciando miles de blusas. Además, con ellos duermes más cómoda y evitas despertar toda mojada del pecho. Yo compraba los nursing pads de Lansinoh y me gustaron porque no irritaban mis pezones con grietas, no me lastimaban más y absorben bien.


7.  Brasier de lactancia: no deben faltar! es mucho más cómodo que usar un brasier normal. Tienen forma de abrirse por el frente, lo que facilita mucho todo. Yo compré unos como tipo deportivos de la marca Medela (los conseguí en Target) y hasta la fecha los uso, son muy cómodos.



8. Comida y agua a la mano: esta tarea la tenía mi esposo. Si no alcanzaba a tomar algo de la cocina le pedía a él que me llevara mi termo con agua, que me preparara un pan tostado con mantequilla de cacahuate o algunas uvas. Debía ser algo sencillo de agarrar pues solo tenía una mano libre y así evitar embarrar a mi hijo, aunque algunas veces encontré migajas de comida en la cabeza de mi hijo jaja. Mamás, pidan ayuda para esto, habrá tomas que pueden durar muchas horas y necesitarán poder comer algo.




9. Netflix: no digo que deban contratarlo, pero a mi me salvó en muchas noches en las que Leo pasó horas y horas pegado a mí. Me facilitaba mucho agarrar mi iPad, ponerme los audífonos y entretenerme un rato viendo una serie mientras amamantaba. A veces las hormonas hacían de lo suyo haciéndome andar algo llorona y poner una de mis series favoritas o ver una nueva película me distraía por completo. Además, con esto no despertaba a nadie porque no hacía ruido y no molestaba la luz tanto como la de una televisión.



10. Colecho: y por último y no menos importante, el hacer colecho me dio un poco del descanso que tanto necesitaba. En las crisis de crecimiento de Leo era muy pesado alimentarlo pues no quería soltarse para nada de mi pecho, pasar 5 horas seguidas o más sentada en la mecedora me hacía terminar cansada, con la espalda y el brazo adolorido. Me salvó muchas noches acostarme en la cama con Leo a mi lado y de esa manera alimentarlo; eso lo relajaba a él también y caía dormido más fácil, se sentía más seguro y dormíamos mejor (él despertaba menos al sentirse protegido y aunque yo duermo incómoda por no poder moverme mucho, al menos tenía más horas de sueño seguidas).



Estas son las cosas que me ayudaron mucho en los inicios de la lactancia materna, pero quizás alguna de ustedes tenga otras que pudieran compartirnos.

Qué otras pudieran recomendar?

Comentarios

Entradas más populares de este blog

GRACIAS A MI HIJO

MAMÁS, TODAS FUIMOS PRIMERIZAS

DIY - Cómo crear arte con tu bebé