HOY CUMPLO 10 MESES DE SER MAMÁ


No puedo creer que ya pasaron 10 meses, esto ha sido muy rápido! Definitivamente estoy comenzando a entender lo que se dice, en esto de la maternidad los días son largos y los años son cortos.

Este mes nos trajo un logro muy grande para mi hijo, comenzó a gatear. Ha sido un cambio importante pues ahora hay que estar mucho más al pendiente de lo que Leo está haciendo, los silencios se han hecho muy sospechosos y debo estar viendo constantemente dónde anda. Y aunque parezca contradictorio, esta nueva facilidad de movimiento me ha ayudado a que él pueda mantenerse entretenido un rato al mismo tiempo que yo puedo hacer algunas cosas en casa. Mientras lo deje en su cuarto sin nada alrededor que pueda ser un peligro, Leo se puede quedar jugando tranquilito sin problema y me da un poco de libertad.

Aprendí que no debo hacer exceso de confianza. Al ocurrir la primera caída de mi hijo de la cama me hizo ver que los accidentes pasan en un segundo, sobre todo con niños tan pequeñitos. Agradezco que sólo fue el susto, pero estaré más atenta.

En este mes tuvimos la preocupación de la primera fiebre de mi hijo. De un momento a otro su temperatura subió hasta 39 C, eso me preocupó y asustó mucho. Me siento afortunada de que los medicamentos hicieron efecto inmediato y volvimos a la normalidad pronto. Pasamos esas noches sin dormir, en donde en el momento no sientes demasiado el cansancio, sino hasta el día siguiente en que vuelve la calma.

Aprendí a darle medicina a Leo con una jeringa. A los únicos que les había dado medicina de esa manera era a mis perros y con ellos era más fácil pues apuntaba la jeringa dentro de su hocico y de un jalón vaciaba la medicina sin problema. . Por como vi que la enfermera le dio la medicina en el hospital a Leo, asumí que no podía poner en práctica en mi hijo lo que había aprendido con mis perros. Cada toma de medicina acabamos embarrados de jarabe, los bebés son muy fuertes y decididos si no les agrada algo! 

Poco a poco he ido soltando a Leo en su cuna, esto por su seguridad y para poder dormir mejor. Apoyo el colecho y lo seguimos practicando de vez en cuando, pero sé que al final será mejor que cada quien duerma en su cama. Justamente ahorita Leo está durmiendo en su cuna cómodamente. Creo que a mí me está costando más trabajo el soltarlo.

A veces no quiere dormir en su cuna, así que me meto a ella junto con él para tranquilizarlo y me salgo hasta que se queda dormido. Así que este mes desarrollé habilidades gimnásticas al estilo de misión imposible para poder salir de la cuna sin despertarlo.

Lucha greco romana! Eso parece cada cambio de pañal. Estoy aprendiendo a manejar a un bebé inquieto que no permite que lo cambie con facilidad y quiere huir de mí en cada cambio de pañal.

Aprendo diariamente a esquivar piquetes en la nariz, en la oreja y jalones a mis pestañas; pero tengo risitas en complicidad con mi bebé mientras lo alimento y siento sus manitas sobre mi pecho.

En este mes comencé a darme cuenta de que mi bebé está creciendo muy rápido.

Aún me falta mucho por aprender, apenas llevo 10 meses de ser mamá.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

GRACIAS A MI HIJO

MAMÁS, TODAS FUIMOS PRIMERIZAS

DIY - Cómo crear arte con tu bebé