LO QUE ÉL ME REGALÓ



Cursi yo? Para nada! bueno, al menos eso hubiera contestado hace 8 meses.

Antes de ser mamá yo no mostraba un lado tierno, de hecho mi hermana tiene un término para mí y para mi forma de ser: "muerta por dentro" jaja, algo drástico lo sé, pero realmente antes de entrar a este mundo de la maternidad yo era muy diferente.

Yo siento que sigue en mí esa parte ácida o agria que siempre he tenido, pero hasta hace unos días caí en cuenta de que ha salido un lado cursi en mí.

Hace unos días, mi hermana me comentó sobre una canción de Carla Morrison, "Te regalo", la han oído? Para explicarme un poco mejor pondré una parte de esta canción:

"Te regalo mis piernas
recuesta tu cabeza en ellas
te regalo mis fuerzas
úsalas cada que no tengas
te regalo las piezas
que a mi alma conforman
que nunca nada de haga falta a ti
te voy a amar hasta morir
te voy a amar hasta morir"

Cuando oí esta canción por primera vez, estaba con Leo en mi cama, él estaba tocando un pianito que ya me tenía algo harta de oír durante todo el día jaja y estaba aventando sus juguetes mientras yo jugaba con él, no estaba pasando nada en particular; pero al escuchar esta canción, en específico esta estrofa, fue un efecto inmediato de nudo en la garganta y ojos lacrimógenos (simplemente ahorita que busqué la letra de la canción me dio sentimiento). En cuanto me di cuenta de que tiré la lagrimita pensé: qué me está pasando? yo no lloraba con estas cosas?

Hasta hace unos meses yo tuve que fingir ternura por el bien de mi hijo. No me juzguen, pero al principio no brotó en mí el instinto materno que la mayoría de las mujeres tienen al cargar a sus bebés. Al principio no sabía como hacerle cariñitos a mi hijo, no crean que no lo abrazaba o cargaba, si lo hacía, pero no se me ocurría cómo ser lo suficientemente tierna que requiere un recién nacido. Vi un video de un bebé que escuchó por primera vez y su mamá le comenzó a dar besitos cerca de sus orejas, confieso que ese fue mi ejemplo de cariños para mi bebé, imité a esa mamá para saber cómo debía ser yo misma. Desde que nació Leo siempre tuve muy claro algo: si mi hijo va a ser muerto por dentro como su madre, no será por mi culpa! jajaja le daré toda la ternura que un niño necesita y si al final el sale poco tierno como yo ya será cosa de él.

Aunque admito algo, a partir de que comencé a imitar a la mujer de ese video abrí todo un mundo nuevo para mí, la ternura comenzó a brotar a montones. No me había dado cuenta de lo mucho que cambié hasta que vi a mi familia en México y se toparon con esta nueva yo.

Pero fue hasta hace unos días que mi mejor amiga (otra muerta por dentro como yo jeje) y próxima mamá primeriza me dejó un comentario en Instagram que me decía "ahora hasta cursi eres, si que Leo te cambió", fue ahí donde capté que si he cambiado bastante; que alguien que te conoce de mucho tiempo se sorprenda de el "nuevo tú", es digno de que yo me sorprenda también.

Quizás en mi blog he dejado ver más mi lado tierno (prometo mostrar más seguido mi lado agrio), pero en persona siento que sigo haciendo las mismas bromas que se consideran "inapropiadas" para una mamá, quién sabe.

Lo que sí sé, es que ahora me siento más humana, con más empatía, una mejor versión de mí. Y francamente eso se lo debo agradecer a mi hijo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

MAMÁS, TODAS FUIMOS PRIMERIZAS

10 COSAS QUE ME AYUDARON CON LA LACTANCIA MATERNA

Sobre mí