HOY CUMPLO 7 MESES DE SER MAMÁ



Este último mes ha sido muy activo para Leo y para mí, hemos pasado muchas cosas juntos.
El mayor reto que superamos fue que viajamos juntos los dos solitos en avión. Yo tenía nervios respecto a cómo nos iría, pero honestamente fue mucho más sencillo de lo que imaginé. Con esto aprendí que mientras uno esté tranquilo le puedes transmitir esa confianza a tu bebé. No deja de sorprenderme que los bebés se adaptan mejor de lo que uno imagina.
Aprendí que el orgullo hacia un hijo crece y crece cada día. Resultó que Leo en este viaje ha sido todo sonrisa y mucho más sociable de lo que esperaba. No puedo evitar presumir lo bien portado y simpático que ha sido mi bebé. Lo mamá cuervo crece cada vez más.
El vivir lejos me ha acostumbrado a que Felipe y yo hemos sido los únicos que han cuidado a Leo. Me costó un poco el soltarlo a más personas en este viaje a casa. Cuando estuvimos en Tijuana con mi hermana, mi cuñado nos hizo una carne asada e invitó a sus vecinos para que nos conocieran, son muy amigos de mi hermana y cuñado. Entre ellos estaba la hija de uno de ellos, una muchachita de 17 años con la que Leo se llevó bien de inmediato. En un punto Leo se quería dormir, así que la muchacha se ofreció a arrullarlo, a lo que yo contenta dije que sí (pues podría comer con calma). Como había ruido afuera donde estábamos, ella se metió a la sala con mi hijo para arrullarlo; debo admitir que comencé a sentirme ansiosa, yo no conocía a esta niña realmente y le solté a mi hijo y yo no alcanzaba a verlo. Mi hermana notó mi ansiedad y fue a verlos; hasta la mamá de la niña me dijo: no se lo va a llevar! Jajaja. Admito que es exagerado, pero era la primera vez que una persona que no conocía tenía a Leo. Esto fue totalmente nuevo para mí; aprendí que debo relajarme un poco más.
Me he dado cuenta de que realmente uno haría todo para defender la seguridad de un hijo. Una noche que estaba sola en la casa, Leo y mis perritos ya se habían dormido, me di cuenta que la puerta de la cochera que da a la cocina estaba entre abierta. Me asusté porque según yo ya le había puesto seguro, así que al ver esto me fui de prisa a ver a Leo; ya que vi que él estaba bien y dormido me fui cuarto por cuarto para revisar que no hubiera nadie. No sabía si encontraría algo, solo sabía que tenía que asegurar que mi bebé estaría a salvo. Después recordé que yo había abierto la puerta para sacar una bolsa de basura y se me pasó el susto jajaja. Pero el sentimiento de defender a mi bebé lo tuve.
Aprendí que debo seguir mi instinto. Habrá miles de consejos sobre crianza y alimentación de un bebé, pero nadie conoce tanto la forma de ser de un niño como la de su propio hijo. Los consejos son súper útiles, pero al final las cosas funcionan diferente de persona a persona.
Este mes aprendí que las mamás somos juzgadas muy duramente, la mayoría de las veces por otras mamás. Esto no ha sido fácil en ciertos momentos pues la confianza de una mamá primeriza puede ser frágil; pero me di cuenta de que no debo tomarlo tan personal, mi bebé se ve feliz y tiene buena salud, él es mi verdadero juez.
Este mes me llegó ese momento en el que alguien te dice: para cuándo el hermanito? Jajaja, apenas estoy logrando dormir horas seguidas, déjenme disfrutarlo un poco más!! Jajaja
Este mes aprendí a asegurar un porta bebé en el carro sin usar una base (sólo con el cinturón de seguridad). Aprendí a sacar fuerza sobrenatural de mi brazo izquierdo para sostener a Leo dormido en un vuelo de 4 horas y en viaje en camión de 2 horas; el hacer cosas con una sola mano es un arte casi perfeccionado, desde subir la carreola de Leo a la banda por donde pasas tu bolsa en el punto de revisión en el aeropuerto y quitarme los tenis, hasta comer algo de fruta en el avión. Aprendí a dejar de preocuparme por las malas caras de otras personas cuando mi bebé lloró unos minutos en pleno vuelo.
Aprendí que mi bebé está creciendo muy rápido y de un día a otro puede hacer algo totalmente nuevo.
Todavía me falta mucho por aprender, apenas llevo 7 meses de ser mamá.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

MAMÁS, TODAS FUIMOS PRIMERIZAS

10 COSAS QUE ME AYUDARON CON LA LACTANCIA MATERNA

Sobre mí