COMENZAMOS CON ZANAHORIAS


Llegó ese momento que tanta emoción me daba, mi bebé comenzó con su alimentación complementaria.
Decidimos posponer esto hasta que regresáramos de México por si Leo sufría alguna alergia, así que aunque los bebés pueden comenzar con sólidos a partir de los seis meses, nosotros iniciamos a los siete.
Estando de nuevo en casa, el primer fin de semana fuimos a comprar la sillita para Leo, baberos más grandes, cucharas y por la emoción no pude evitar llevar un platito de Paw Patrol.
He leído sobre el método BLW, donde se le presenta la comida en trozos al bebé. Se que tiene sus beneficios pero por ahorita decidí comenzar con papillas y de a poco presentarle la comida en pedacitos. Creo que es más por mi miedo de que vaya a atragantarse, pero más vale mamá tranquila jeje.
El domingo mi esposo armó la sillita para Leo mientras yo preparaba la papilla. Puse las zanahorias en la vaporera, las hice puré en el procesador de comida (a la zanahoria sólo le agregue un chorrito de leche materna) y quedó lista para servir.
Sentamos a nuestra cría en su sillita, puse la cámara a grabar y le acerqué la cuchara a la boca. La abrió y probó. Mi hijo hizo una cara de asco muy chistosa, más bien creo que fue una reacción normal al probar algo nuevo.
Yo pensé que la primera comida de mi bebé sería como esas imágenes que tenía en mi cabeza: mi bebé embarrado de comida por toda la cara pero sonriendo y disfrutando de poder probar por fin la comida que le llamaba la atención... jajaja algo inocente de mi parte. Aún así disfruté mucho verlo jugar con la comida, en lo que si le atiné fue en que terminaría embarrado de su carita, brazos, piernas y hasta el cabello. Hice unos cuantos intentos más por acercarle la cuchara pero sin mucho éxito, apenas y probó dos o tres bocados ya que nunca lo forcé a que abriera la boca. Cuando comenzó a impacientarse lo dejé que siguiera jugando y ya no comió más.
El día dos fue más rápido, desde el inicio me dejó ver que no quería ni un bocado, así que no presioné.
Me quedé pensando qué hacer para lograr que Leo se interesara en la comida, así que comencé a leer el libro de "Mi niño no me come" de Carlos González. Voy comenzándolo así que no puedo hablar mucho respecto al libro, pero lo que he leído me ha gustado y me ha informado.
Así que hoy decidí presentarle las zanahorias cocidas en trozos que él pudiera tomar. De nuevo sólo jugó con ellas, las partió en pedacitos y las tiró. Comencé a comer yo también para ver si así se le antojaban, pero nada (casi me termino yo sola las zanahorias jaja).
Por ahorita vi que la zanahoria no ocasionó ningún problema así que continuaré con algo más.
Creo que esto llevará tiempo y paciencia. Seguiré leyendo el libro y probando nuevas cosas con mi bebé.
Mañana intentaré con otra verdura y me sentaré a comer junto con él para que Leo no vea la comida como un sufrimiento, sino como un momento para compartir en familia.
Tengo miedo de los nuevos pañales que me esperan cambiar en el futuro jaja, pero me sigue entusiasmando lo nuevo que irá descubriendo mi hijo.
Cómo reaccionaron sus hijos cuando comenzaron con la alimentación complementaria? 
Cuánto tiempo tardaron en acostumbrarse?

Comentarios

Entradas más populares de este blog

MAMÁS, TODAS FUIMOS PRIMERIZAS

10 COSAS QUE ME AYUDARON CON LA LACTANCIA MATERNA

Sobre mí