CALMA, NO ESTÁS SOLO MI BEBÉ



Desde que regresamos de México la rutina de la hora de dormir de Leo cambió. Antes del viaje él ya estaba durmiendo más horas seguidas y despertaba ya muy poco por la noche. En casa de mis papás ocurrió lo más esperado, por fin (para mi descanso) él durmió de corrido, hasta ocho ó nueve horas seguidas. Se lo presumí a todo mundo, tres maravillosas semanas de muchas horas de sueño para mi bebé y eso también se traducía en tiempo para mí.
Regresando a casa la cosa cambió, Leo se duerme muy bien en mis brazos, pero en cuanto siente que lo dejo en su camita comienza a llorar con mucho sentimiento. Lo atribuí a que se sentía raro estando aquí de nuevo, ya habíamos formado una rutina nueva en casa de sus abuelos y por las horas de diferencia entre ambas ciudades supuse que tardaría un par de noches para agarrar de nuevo el ritmo, pero no fue así. Cada noche llora mucho en cuanto siente que lo voy a dejar en su cama (el duerme en nuestro cuarto pero en su propia camita). Los primeros días me sentía muy cansada por el viaje y por volver a la rutina de no tener ayuda para cuidarlo durante el día, así que debo aceptar que las primeras noches me frustraba mucho estar así. La única manera en que él se puede dormir es en nuestra cama pegado a mÍ; cada noche termino adolorida y no descanso.
Debo confesar que cuando Leo tiene algún cambio que mueve la pequeña rutina que vamos logrando me hace decir: por qué?Ya lo habíamos logrado! Qué pasó? Por qué a mí! (jajaja disculpen a veces el cansancio me pone muy dramática).
Aún cuando en este tiempo de ser mamá he aprendido que el cambio es lo único seguro, eso me sigue costando asimilarlo del todo.

Llevamos casi dos semanas así, entonces decidí buscar a qué podía deberse. Encontré que se parecía a la "angustia del octavo mes" o miedo a la separación. Leo tiene 7 meses, pero esta crisis puede aparecer antes o después de esa edad. No presenta todos los síntomas, solo la parte del sueño: "resulta cada vez más difícil dormirlo y se despierta con más frecuencia por las noches. Tu hijo se despierta llorando y solo se calma en tus brazos".
Eso le pasa a mi bebé! No solo es un llanto leve, a veces llora como cuando le ponen sus vacunas; recuerdan ese llanto mamás? Es muy feo y sufro con mi bebé! 
Desde que lo vi llorar así me dije que me aguantaría, él lo único que necesita es a mí, así que desaparecieron mis quejas. No porque me crea súper mamá, sigo cansada y volvimos a despertar por las noches varias veces, pero soy su mamá, ese es mi trabajo y obviamente no quiero dejar llorar a mi bebé así.

Mi esposo me ha querido ayudar pero es definitivo, Leo se calma sólo conmigo. Mi marido puede intentar arrullarlo pero en un ratito vuelve el llanto con mucho sentimiento.
Ya lo hemos tomado con gracia: los tres en la cama, mi esposo y yo arrinconados en las orillas de la cama y Leo atravesado con su cabeza pegada a mí y los pies con su papá (formamos una H humana jaja). Lo bueno que mi marido se lleva las patadas karatecas de su hijo. Pero al final somos los tres dormimos tranquilos. Y debo admitir que extrañaba dormir así sintiendo la respiración de mi bebé cerquita mío.
Varias noches se me figuró ver que Leo esbozaba una pequeña sonrisa cuando sentía que lo acostaba en nuestra cama pegadito a mí, aún con sus ojos cerrados es como si supiera que ya había llegado su mamá al rescate. Después de verlo así, cada noche que llora con tanto sentimiento lo abrazo y le digo despacito en su oído: "calma, no estás solo mi bebé, nunca lo estarás".
Sus bebés han tenido crisis? 
Cómo la han pasado? Cómo las han manejado?

Comentarios

Entradas más populares de este blog

MAMÁS, TODAS FUIMOS PRIMERIZAS

10 COSAS QUE ME AYUDARON CON LA LACTANCIA MATERNA

Sobre mí