SÓLO YO POR UNAS HORAS



Cuando una mamá dice que no puede separarse de sus hijos para salir sola a la calle porque los extrañará demasiado y no puede estar sin ellos, le creo, de verdad que sí. Pero cuando una mamá diga que necesita unas horas para ella misma sin tener a sus hijos cerca y admite que lo disfruta, por favor también hay que creerle y no hacer un juicio duro.

La semana pasada tuve la oportunidad de salir sola por unas horas por primera vez para darme un tiempo para mí. Hace unas semanas le dije a mi esposo que necesitaba salir un rato yo sola, de verdad necesitaba salir. 
Hubo 2 momentos sólo para mí.

El primero

Me reencontré con mi vieja amiga, Target, la tienda más popular entre muchas mamás, así es, cai en el cliché de mamá. Puedo pasar horas ahí, dar vueltas y vueltas, pasar mucho rato sólo en la sección de cosas de 1 dólar y ser feliz con eso. Aclaro que esta tienda no me paga nada por mencionarla, ya quisiera! 

La última vez fui con mi esposo cuando aún estaba embarazada e íbamos buscando cosas para Leo, pero no disfruté esa visita pues mi amado no comparte el mismo amor que yo por pasar horas en una tienda. Así que éste fue mi momento de volver a los viejos tiempos. 

Fue muy raro estar sola ahí sin preocuparme por nada. Pero fue curioso como el chip de mamá no se desactiva; en algún momento aventé algo al carrito y volteé inmediatamente porque me asusté pensando que había golpeado a Leo. En otro momento se escuchó llorar a un bebé a lo lejos y brinqué buscando al mío. Aquí fue donde me enteré de que mi hijo bebió leche por primera vez en su vasito entrenador sin que yo estuviera con él y me entró la nostalgia. Terminé viendo las cosas para bebé y los juguetes, obviamente agarré mas de una cosa para mi hijo, de esas que ya están con oferta final, cómo desaprovechar ese descuento!
Si les soy sincera puedo decir que disfruté de esas 3 horas en completa soledad, era la vieja yo, bueno no exactamente pues antes no me causaba nada un llanto de bebé, pero fue cercano a los viejos tiempos. Ya les he dicho que soy mamá algo agria verdad? pues aquí va la confesión final, no extrañé a mi bebé, siempre lo tuve en la mente (seré contradictoria?) pero esas 3 horas pasaron como agua. Me relajó no estar pensando que debía ir a cambiarle el pañal a mi hijo o irme a prisa del lugar porque comenzó a llorar porque ya estaba cansado; sabía que mi hijo estaba en las mejores manos, así que yo podía estar sin preocuparme. 

En cuanto mi bebé y yo nos vimos de nuevo, él me dio esa sonrisa hermosa de oreja a oreja que me contagió y lo curioso fue que al verlo sentí como que no lo había visto en mucho más tiempo. Inmediatamente saqué los juguetes que le compré para que pudiera verlos.

El segundo

Mi esposo me comentó de una clases de yoga para principiantes que podía tomar todos los martes, así que cuando me preguntó si quería ir, le dije que sí inmediatamente. Creo que el pobre hombre ya me ve un tanto estresada y busca ayudarme jaja.

Sólo había asistido una vez a una clase de yoga y creo que fue hace como 3 años, pero quise darle otra oportunidad.

Llegué al lugar en downtown justo a tiempo para comenzar la clase. De verdad que mis músculos necesitan estirarse porque sufrí con algunas posiciones, a veces no entendía al 100% las indicaciones pero volteaba a ver a mi alrededor e imitaba a mis compañeros. Creo que no está permitido sonreír en el yoga, en algún momento quedamos sentados viendo al frente y crucé la mirada con una señora mayor (la cual, debo decir, mostraba más flexibilidad que la que yo podré tener en mi vida), le sonreí como diciendo "estoy sufriendo en esta posición!" y como no me regresó la sonrisa creo que no era el momento adecuado.

Sentí que los músculos de mi cuerpo se estiraban como hace mucho no lo hacían, creo que tiene que ver con que duermo todas las noches en posición fetal porque Leo me va empujando a la orilla de la cama. Varias posiciones eran las mismas que hice en mis cursos prenatales y eran sencillas, pero otras eran una tortura y para mi parecer imposibles de hacer.

Pero saben qué? me encantó estar en un nuevo ambiente, probar algo diferente y ponerme en nuevas situaciones. La instructora me comentó que hay una clase de yoga combinada con baile o algo así, también habrá una clase de meditación. Será interesante probarlas y contarles qué tal.

Salí de la clase sintiéndome más ligera  y relajada. Cuando vi a mi esposo y a mi hijo no paré de hablar acerca de lo que hice.

A qué viene todo esto? Porque quería compartir aquí que me sentí mucho mejor dándome unas horas para mí sola, definitivamente es algo que debo hacer para seguir estando al 100 tanto para mi hijo como para mi esposo.

Para recordarnos que las mamás seguimos siendo lo que antes éramos, en una versión mejorada, pero que no debemos olvidarnos de nosotras mismas en el camino. Sé que no es algo sencillo y no siempre podremos darnos esas escapadas, pero quiero hacer pequeños intentos para darme un tiempo para mí.

Puede ser cualquier cosa, como leer un libro, ver una serie, lo que sea. Yo por ejemplo inicié este blog para hacer algo distinto; curiosamente hablo de mi hijo en la mayor parte de lo que escribo, pero de verdad que me ha ayudado mucho para ver otra faceta de mí misma, me distrae del ajetreo diario, ha hecho que quiera aprender cosas nuevas. 

Cómo hacen ustedes para darse un tiempo para sí mismas?
Han hecho algo solas recientemente? Qué han hecho?

Bonito inicio de semana!


Comentarios

Entradas más populares de este blog

MAMÁS, TODAS FUIMOS PRIMERIZAS

10 COSAS QUE ME AYUDARON CON LA LACTANCIA MATERNA

Sobre mí