BAILANDO JUNTOS EN LA OSCURIDAD


Ya es muy tarde en la noche, hace un par de horas que debiste quedarte dormido, pero te niegas a caer.

Hace rato te dejé en tu cuna para que descansaras pero a lo lejos oí tu llanto de nuevo.

Voy a admitir algo, en cuanto te oí despertar renegué, di un suspiro y pensé: por qué no se duerme de una vez? Estoy cansada y este niño no me da tregua! Necesito parar por un momento, llevo así todo el día.

Me levanto del sillón y voy a verte. En medio de la oscuridad te veo sentadito en tu cuna medio dormido, pero aún así alzas los brazos para que te cargue.
En cuanto te abrazo, acomodas tu cabecita perfectamente en mi hombro y pienso, ahora ¿cómo te arrullo?

Y sólo se me ocurre comenzar a bailar.

Comienzo a dar brinquitos que sé que te calman y entonces sin darme cuenta comienzo a bailar la de caballo dorado, dos pasos a la derecha, dos a la izquierda, ahora para atrás y luego para adelante.

No rompas más mi pobre corazón.. y de la nada avientas una risita porque te divierten mis movimientos. Me río pero me asusto tantito, porque un bebé que se ríe de la nada en medio de la oscuridad lo relaciono a una película de miedo. Pero sobre todo, no quiero que despiertes, porque ya es hora de dormir!

Así que vuelvo a mi baile, pero ahora más calmada, escucho tu respiración relajada y noto que comienzas a caer dormido de nuevo.

Tarareo la canción de "You're my sunshine" y sonrío contenta de tenerte así conmigo.

Y así comienzo a imaginar que algún día bailaré así contigo cuando seas adulto, pero estarás más alto y seré yo quien apoye mi cabeza en tu hombro.

Por esta noche soy yo la que te cargo en mis brazos y nos quedamos bailando juntos en la oscuridad.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

GRACIAS A MI HIJO

UNA MAMÁ TATUADA

MAMÁS, TODAS FUIMOS PRIMERIZAS