Sábado soleado y la crisis de los 6 meses

Buenos días! Hoy Leo se despertó temprano y ya no quiso dormir (hasta ahorita que cayó en mis brazos en la mecedora), así que aproveché para escribir este post que quería hacer desde ayer.
Ayer tuvimos un muy bonito día, soleado, con aire tranquilo y una temperatura para estar al aire libre. Aprovechamos todo eso y nos fuimos a un metro park que nos queda a 15 minutos de casa. Pusimos agua en una botella, agarré mi cámara, bloqueador para Leo y vámonos a la calle.
Definitivamente necesitábamos el aire libre, más yo que Leo lo admito, pero me cayó perfecto una caminata entre la naturaleza, ir platicando con mi esposo e ir mirando la carita de Leo mientras observaba a su alrededor.
Vimos a una novia en su sesión de fotos (dentro de este parque hay una como casa antigua donde llevan a cabo bodas), vimos flores, ardillas bebés y hasta nos tocó ver a un halcón que voló muy cerca de mi esposo (él tenía a Leo en la carreola, los dos volteamos rápido a ver si el halcón no intentaba llevarse a nuestra cría jaja).
Mientras caminábamos Leo se empezó a poner inquieto, señal para mí de que ya tenían hambre. Agarré mi tela para cubrirme (no porque crea que las mamás deban hacerlo al amamantar, sino porque así yo estoy más cómoda) y me fui a sentar en una banca con Leo para darle de comer, solos los dos. Mientras estaba ahí, entre comiendo y peleando conmigo por quitarse la mantita, él se me quedó viendo así por un ratito, es normal esa mirada, pero en ese momento era algo que yo necesitaba. Ahí en medio de un bosque dándole de comer a mi cría se me quedó viendo así, como agradeciéndome. Le tuve que tomar la foto para que nunca se me olvidara esa mirada. 




Fue una semana cansada para mí, a ratos me desesperé, pero hoy volví a la normalidad. Así creo que es esto, momentos como este donde tu bebé te mira con esos ojazos y sientes que todo es fácil y habrá otros días que serán complicados, para mí así es mi maternidad, un ir y venir entre esos dos lados.

Al final de que le di de comer me sonrió y seguimos nuestra caminata.
Por qué la crisis de los 6 meses? Ok. Llegando ayer del metro park ya era casi hora de dormir a Leo. Llegué a hacer la rutina de cada noche: baño, comer y a dormir. Es la segunda noche que pasa, Leo se queda dormido pero en cuanto siente que lo suelto en su cama pega el grito con un llanto con mucho sentimiento. A mi esposo y a mi nos llamó la atención esto, porque es muy curioso como me agacho un poco para soltar a Leo y llora poquito, me levanto inmediatamente con él en mis brazos y se calla.
Así nos trajo ayer como desde las 8:00 pm hasta las 11:00. Y mientras lo arrullaba en la mecedora me puse a buscar "crisis de los 6 meses". Encontré el blog de una mamá que contaba como su bebita sólo quería estar en brazos de ella y lloraba con más personas si no tenía a su mami a la vista (Leo tarda mucho en calmarse con mi esposo últimamente). En general la bebita quería estar pegada a mamá. Y algo así pasó anoche, Leo pudo dormir por fin hasta que lo puse en nuestra cama y se quiso acomodar pegadito a mí. Anduvo más lloroncito de lo normal, nos recordó un poco a sus primeros meses.
Será todo un reto esta etapa (si es que realmente está pasando por eso) pues exactamente en una semana Leo y yo viajaremos solos a México para visitar a la familia (en mi próximo post les platicaré más sobre esto). Ya veremos cómo se porta mi cría en medio de muchas personas, deséenme suerte!
Sus bebés pasaron por algo similar a los 6 meses? Cómo lo manejaron?
En mi Instagram compartiré más fotos del lugar que visitamos ayer para que puedan conocerlo.
Nos leemos después!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

MAMÁS, TODAS FUIMOS PRIMERIZAS

10 COSAS QUE ME AYUDARON CON LA LACTANCIA MATERNA

Sobre mí